Venezuela, Según informe de la OBU: «El amor al arte» sostiene los espacios culturales de las universidades públicas #1Jun

En un reciente y muy extenso informe, el Observatorio de Universidades (OBU), hizo un análisis de la situación de nuestras universidades públicas en lo que a sus espacios se refiere y del mismo se desprendió el siguiente informe:

«Las direcciones de cultura de las instituciones de educación superior nacieron con la democracia, como parte de las políticas del Estado venezolano para fomentar el pluralismo, el pensamiento crítico y las libertades humanas.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela garantiza el derecho a la creación y la divulgación cultural y establece en su Artículo 99, que el Estado “garantizará la protección y preservación, enriquecimiento, conservación y restauración del patrimonio cultural, tangible e intangible y la memoria histórica de la Nación”.

No obstante, según las investigaciones del Observatorio de Universidades97% de los estudiantes universitarios de Venezuela no participan en actividades culturales. Varios son los reparos que puede hacerse al Gobierno venezolano acerca de lo establecido en la Carta Magna, lo que dice la Unesco y la situación en que se encuentra el patrimonio cultural de la Nación».

Dado lo extenso del material, que involucra varias casas de estudios superiores de Venezuela, en esta oportunidad solo nos ocuparemos del estado Lara, específicamente de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado.

Según explica el profesor Figueredo, quien es contador público, músico y locutor profesional y tiene 13 años al frente de la Dirección de Cultura de la UCLA, ese recinto se quedó sin vigilancia hace tres años, entre otras irregularidades que aquejan a esa universidad. «Los ladrones se llevaron los 15 compresores del aire acondicionado y dejaron sin cableado a varias oficinas, incluida la del director«.

Dijo, que los espacios donde ensayaban las orquestas y el sótano donde se hacían las presentaciones de teatro en la Dirección de Cultura están contaminados por la filtración de las paredes.

A pesar de ello -continuó- las actividades de la Dirección de Cultura de la UCLA se han mantenido porque acuden a otros sitios y porque artistas amigos de la Universidad y los
empleados hacen presentaciones poéticas y escénicas en los recintos menos afectados por la humedad.

“Tratamos de hacer por lo menos un concierto al mes, en iglesias, en instituciones como Ascardio o la Cámara de Turismo, en fiestas patronales de los pueblos. Les pedimos a las instituciones que nos asignen transporte y comida para los músicos, gustosamente nos han apoyado porque valoran de manera positiva a la Universidad. «En lo que se active el auditorio volveremos con nuestras presentaciones, hay una comisión trabajando en eso”, aseveró Figueredo.

En otro punto, señaló que el auditorio Ambrosio Oropeza, donde se ofrecían los conciertos y se llevan a cabo los actos de grado, está inoperativo porque el hampa se llevó los compresores del aire acondicionado, los baños no funcionan y se requiere impermeabilizar el techo.

«En las graduaciones, los egresados entran y salen del recinto una vez que reciben su título de manos de las autoridades. Mientras esperan su turno, ellos y sus familiares se quedan afuera durante la ceremonia», dijo.

Explicó, que la estudiantina de la Universidad está inactiva por falta de participantes, de un director, de unidades de transporte para los alumnos y por la pandemia que alejó a los músicos de las comunidades. Las dos orquestas de la UCLA funcionan con personal contratado.

«El año pasado nos asignaron 10 mil millones de bolívares (unos 2.500 dólares), en el papel, pero de eso no vimos ni medio; pasó todo 2021 y nunca llegó el dinero. Trabajamos
en función de la gente que tengamos disponible, les preguntamos qué pueden hacer y sobre la base de ello, planificamos para el año actividades en la misma Dirección, salvo que alguien nos apoye con transporte”, indicó el profesor Figueredo.

En resumen, ante el caso de la UCLA y de las demás casas de estudios superiores de Venezuela, el informe de la OBU señala a manera de conclusión que «El gobierno venezolano, al asfixiar presupuestariamente a las universidades públicas, incumple con la meta de “redoblar los esfuerzos para proteger y salvaguardar el patrimonio cultural y natural del mundo” establecido en el número 11 de los objetivos del desarrollo sostenible. El sostenimiento de este tipo de instituciones no puede dejarse solo en manos de individualidades que con la sola voluntad hacen lo que pueden.

Fuente: https://www.elimpulso.com/2022/06/01/segun-informe-de-la-obu-el-amor-al-arte-sostiene-los-espacios-culturales-de-las-universidades-publicas-1jun/
Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.