Un millón de personas podrían morir de cáncer al año en el África subsahariana para 2030 si no se toman medidas

La Comisión sobre el Cáncer en el África subsahariana de ‘The Lancet Oncology’ advierte de que las muertes anuales por cáncer en el África subsahariana (SSA) podrían llegar a 1 millón para 2030, casi el doble de las 520.000 muertes por cáncer que ocurrieron en 2020. Además, además la incidencia de cáncer se duplicará para 2040 a más de 1,4 millones de casos por año, si no se producen cambios urgentes.

La comisión, compuesta por expertos nacionales e internacionales del mundo académico y de la salud, y ha sido financiada por el Instituto de Investigación Biomédica del Hospital Brigham and Women’s, Boston (EEUU), tuvo lugar este martes. La Comisión, presenta un marco que pueden utilizar los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales para aumentar el acceso a la atención del cáncer, acelerar la prevención del cáncer y aumentar la supervivencia en África subsahariana.

En el evento, celebrado en Ghana, afirmaron que una de cada siete (14%) mujeres esta en riesgo de desarrollar cáncer a la edad de 75 años con cáncer de cuello uterino y cáncer de mama como principal causa de muerte por cáncer; para 2050, se prevé que la mitad de los casos mundiales de cáncer infantil ocurran en África; y el abandono del tratamiento para el cáncer de mama llega al 38 por ciento en algunos países.

 «Las tendencias proyectadas subrayan los costos devastadores de la inacción en las tasas de incidencia del cáncer y la mortalidad por cáncer en el África subsahariana. Si bien la lista de barreras que obstaculizan el control efectivo del cáncer en la región es larga, la búsqueda de registros de cáncer sólidos, planes efectivos de control del cáncer, detección y detección temprana del cáncer y la integración de los cuidados paliativos en la vía de atención del cáncer es especialmente  crítica», señala el presidente de la comisión, Wilfred Ngwa, de la Johns Hopkins Medicine, EEUU.

Paralelamente, añade, «debe haber un mayor enfoque en la implementación de la telemedicina y las nuevas tecnologías, la creación y capacitación de la fuerza laboral de oncología y el impulso de la investigación del cáncer. A pesar de estos enormes desafíos, nuestros hallazgos y recomendaciones destacan que existen soluciones para mejorar radicalmente la atención del cáncer en toda la región».

EL CÁNCER DE EMERGENCIA AZOTARÁ EL ÁFRICA SUBSAHARIANA

Según un estudio de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), publicado junto con la Comisión, el cáncer de mama y de cuello uterino fueron las formas más comunes de cáncer, ocupando el primer lugar en 28 y 19 países SSA respectivamente en 2020.

El cáncer de cuello uterino fue responsable de la mayoría de las muertes por cáncer (1 de cada 100 muertes) y fue la principal causa de muerte por cáncer entre las mujeres en 27 países (siendo el cáncer de mama la principal causa de muerte por cáncer en 21 países).

Si bien existen marcadas variaciones geográficas, las mujeres en SSA tienen un riesgo de casi el 14 % de desarrollar cáncer a la edad de 75 años. En los hombres, el cáncer de próstata fue la principal causa de cáncer (77 300 casos) en 40 países SSA, seguido del hígado (24 700 casos) y cáncer colorrectal (23.400 casos).

La escasez de programas de prevención del cáncer en la población obstaculiza el progreso hacia la reducción de la carga de la enfermedad, y la mayoría de los países del África subsahariana ven tasas de participación en programas de prevención por debajo del 50% y, en algunos casos, tan bajas como el 10% o menos. Más de un tercio de todas las muertes por cáncer de cuello uterino a nivel mundial ocurren en África Subsahariana, a pesar de que la población representa solo el 14% de la población femenina mundial. Solo 16 de los 46 países de SSA habían implementado programas de vacunación contra el VPH para 2019 con una tasa de cobertura de vacunación promedio de 49,4%.

Las limitaciones en los sistemas de salud y el apoyo del gobierno se ven agravadas por factores socioculturales que incluyen un bajo nivel de educación pública y creencias tradicionales como que el cáncer de cuello uterino se debe a causas sobrenaturales y un medio para permitir que un hombre tenga más de una esposa. Las enfermedades infecciosas (más comúnmente enfermedades virales, incluido el VPH), el consumo de tabaco, el consumo de alcohol en los hombres, la ingesta diaria alta de calorías y representan una parte sustancial de la carga del cáncer en ASS.

Las agresivas campañas de marketing de las empresas tabacaleras han resultado en un aumento del consumo de tabaco, en marcado contraste con las regiones de altos ingresos. Si bien se prevé que el tabaquismo aumente en un 41%, del 12,8% en 2010 al 18,1% en 2025 en todo el continente, algunos países del África Subsahariana, incluido Lesotho, ya informan un consumo de tabaco del 26,7%. Mientras tanto, los patrones de consumo de alcohol fueron más variables, desde la abstinencia total en  en algunos países hasta un consumo elevado en otros.

Sin embargo, la Comisión reconoce algunos avances en la batalla regional para combatir el cáncer, por ejemplo, la implementación del programa nacional de vacunación contra el VPH en Ruanda, el primer país de bajos ingresos en hacerlo, lo que resultó en que Ruanda se convirtiera en uno de los países con el VPH más alto. Cobertura vacunal a nivel mundial.

«El conocimiento y las actitudes de la población sobre los factores de riesgo del cáncer son fundamentales para reducir la carga del cáncer en el África subsahariana. Las campañas de salud pública deben formar parte fundamental de cualquier programa eficaz de control del cáncer para concienciar a la población sobre los factores de riesgo nocivos y los hábitos saludables y disipar la información errónea», señala la copresidenta de la comisión, Beatrice Wiafe Addai, Peace and Love Hospitals  Ghana y Breast Care International.

Al mismo tiempo, añade, «se deben implementar políticas transformadoras para fomentar la aceptación de la prevención del cáncer. Los estudios de casos anteriores han demostrado que las sociedades civiles podrían trabajar con los gobiernos para diseñar programas de educación sobre el cáncer, escalables a través de SSA en paralelo con otras iniciativas».

Los altos costos y la pobreza son las principales barreras para acceder al tratamiento en SSA. En promedio, los países africanos pagan precios más altos por los medicamentos contra el cáncer en comparación con los países latinoamericanos con un nivel de ingresos o una tasa de enfermedad similares. Esta situación se intensifica aún más por la infraestructura débil, las prácticas ineficientes de mercado y adquisición, y el hecho de que el ingreso nacional bruto y el PIB bajos de la mayoría de los países del SSA brindan pocos incentivos para solicitar la aprobación regulatoria.

En consecuencia, esto deja la puerta abierta de par en par para que los medicamentos genéricos contra el cáncer inunden el mercado. El análisis de la Comisión sugiere que los mecanismos de financiación donde las finanzas se movilizan, agrupan y luego se asignan a asociaciones de salud como el Fondo Mundial y GAVI pueden garantizar que los pacientes obtengan un acceso más rápido y equitativo a los medicamentos contra el cáncer.

Fuente: https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-millon-personas-podrian-morir-cancer-ano-africa-subsahariana-2030-si-no-toman-medidas-20220511141204.html

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-millon-personas-podrian-morir-cancer-ano-africa-subsahariana-2030-si-no-toman-medidas-20220511141204.html

 

 

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.