El cómic como herramienta para contar la realidad LGBT de Japón

Japón/13 de Noviembre de 2017/20 Minutos

En Japón, la homosexualidad ha sido documentada desde tiempos antiguos. No hay ninguna religión oriental que la considere pecaminosa. De hecho, el budismo no clasifica los conceptos como “pecados” sino como “impureza” y “pureza”. Precisamente por esta razón muchos militares famosos, comandantes, monjes budistas y samuráis eran conocidos por sus relaciones homosexuales. Nunca ha habido un problema con la homosexualidad en Japón hasta que en la era Meiji (siglo XIX) no fue considerado delito, por mantener buenas relaciones comerciales con los países occidentales. Quizá por esto, es fácil pensar que lxs LGTB son figuras muy activas en la sociedad y no tienen miedo a salir del armario. Pero aquí es donde entra en juego otro aspecto de la homosexualidad, bisexualidad y transexualidad en Japón.

La homosexualidad es vista con tolerancia, y por esto no hay casos de acoso pero todavía es algo que los japoneses ven como diferente. De ahí, que los homosexuales japoneses tienden a esconderse. Esto también se debe a la falta de información que lleva a la gente a confundir homosexualidad y transexualidad. Además, hay prejuicios sobre la homosexualidad, debido a la imagen negativa difundida por la televisión y otros medios de comunicación. Por ejemplo, en muchos programas televisivos se mezclan diferentes orientaciones sexuales en una sola, la Onee-san, que en su mayoría son hombres travestidos de mujer. La palabra Onee-san tiene dos significados en japones: el primero lo de “hermana mayor” y el segundo lo de “señorita”. Si a la palabra se quita el sufijo -san,  se convertirá en onee, palabra con la que se indican los hombres homosexuales. Con los años el significado ha sido distorsionado y. hoy en día. algunas personas usan el término para referirse a todos los hombres homosexuales y transexuales indistintamente. La palabra, sin embargo, es muy controvertida, porque muchas personas se molestan si lo utilizan para referirse a ellos.

Por lo tanto, la mayoría de los japoneses conocen a lxs LGTB sólo a través de la televisión (la mayoría de la población japonesa afirma que nunca han conocido personalmente a un gay o una lesbiana, etc…) dado que estos últimos tienden a ocultarse debido al miedo y a los prejuicios. Sin embargo, existe un barrio de Tokio (Shinjuku) conocido por ser un lugar de encuentro para las personas LGTB y donde se encuentran numerosos bares de ambiente y otros lugares de ocio.

Muchos son los Manga (comics) que tratan las cuestiones LGTB y que  son utilizadas para hacer conocer el mundo LGTB. Esos son los Josei, los Yaoi y el Yuri. El Yaoi se centra en las relaciones físicas y románticas, más o menos idealizadas entre gays . Este cómic està dirigido solo a un público femenino. También está el Bara escrito por gais y dirigido a un público gais. Estos dos se diferencian desde el shōnen’ai, ya que este no tiene actos sexuales reales, mientras en el Yaoi y el Bara las historias se basan principalmente historias con actos sexuales.

Josei Yuri son términos que indican el tipo de manga destinado solo a las mujeres. En el Josei, la narración se centra generalmente en historias de la vida cotidiana de las mujeres lesbianas japonesas. Estos géneros enfatizan tanto la parte sexual como la parte romántico-emocional de la relación entre mujeres.

La homosexualidad femenina, a diferencia de la masculina, es menos aceptada y esto se debe al hecho de que las mujeres están a menudo sujetas al control de los hombres que las consideran como su propiedad. Sin embargo, la homosexualidad femenina es más visible que la masculina y muchos japoneses afirman tener amigas lesbianas.

En Japón existe una Domestic Partnership, una especie de unión civil que garantiza a los homosexuales derechos como los relacionados con la herencia y en el caso que una persona no pueda tomar decisiones de forma independiente en el ámbito sanitario. Hay que recordar que la Constitución japonesa especifica que el matrimonio sólo es posible entre personas del sexo opuesto.

Los episodios de violencia lgtbfóbica son raros, pero la información sigue siendo muy escasa. Como ya he escrito es difícil distinguir los conceptos de homosexualidad y transexualidad y es aún más crítico cuando se trata de la homosexualidad femenina. La consecuencia es un cierre sobre el tema por la presencia de prejuicios y por supuesto el miedo a “salir del armario”. Como en muchos países, el camino es aún largo, pero las voces de las personas LGTB pidiendo derechos son afortunadamente siempre mas fuertes.

Fuente: https://blogs.20minutos.es/1-de-cada-10/2017/11/11/el-comic-como-herramienta-para-contar-la-realidad-lgbt-de-japon/

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *