Stephen Hawking, el físico que transformó la cosmología y apoyó al BDS, muere a los 76 años

Estados Unidos/Enlace Judío

El reconocido físico Stephen Hawking murió este martes a la edad de 76 años, anunció su familia en un comunicado. El profesor murió plácidamente mientras dormía en su casa de Cambridge.

“Estamos profundamente afligidos por la muerte hoy de nuestro padre adorado. Era un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y herencia vivirán aún muchos años”, anunciaron sus hijos Lucy, Robert y Tim.

“Su coraje y su tenacidad, su genio y su humor, han inspirado a gente de todo el mundo. Él dijo un día: ‘Este universo no sería gran cosa si en él no vivieran las personas que amamos’. Siempre lo extrañaremos”.

El eminente físico fue diagnosticado a la edad de 21 años con esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Sentado en una silla de ruedas desde 2005, sólo podía comunicarse moviendo un músculo bajo su ojo con el que accionaba un sintetizador de voz operado por computadora. Hawking llegó a “personificar la idea del intelecto puro, incorpóreo”, escribió el Times una vez.

Como simpatizante de la causa palestina, tuvo una relación difícil con Israel y boicoteó una conferencia en Israel en 2013, lo que provocó indignación en Israel y gran parte del mundo judío.

Hawking inicialmente notificó a los organizadores que asistiría, pero bajo presión del movimiento internacional Boycott, Divest and Sanctions, renegó. Al principio, sus asociados dijeron que Hawking no asistiría debido a su mala salud. Más tarde surgió que su decisión había sido provocada por la presión del movimiento de boicot.

En una carta a los organizadores de la conferencia, Hawking escribió: “He recibido varias cartas de académicos palestinos. Son unánimes en que debería respetar el boicot. En vista de esto, debo retirarme de la conferencia “.

Respondiendo a su decisión, los organizadores de la conferencia emitieron una airada declaración en la que decían: “El boicot académico es, en nuestra opinión, escandaloso e impropio, ciertamente para alguien para quien el espíritu de libertad se basa en su misión humana y académica. Israel es una democracia en la que todos los individuos son libres de expresar sus opiniones, cualesquiera que sean. La imposición de un boicot es incompatible con un diálogo abierto y democrático “.

Aunque muchos músicos y artistas se han negado a visitar Israel como una forma de mostrar solidaridad con los palestinos, Hawking fue el primer científico de su estatura en abrazar el movimiento de boicot.

Muchos opuestos a su decisión acudieron a las redes sociales en ese momento para desahogar su enojo, algunos lo acusaron de antisemitismo absoluto y otros llegaron a ridiculizar su condición física. Mucho ruido se hizo cuando se publicó el hecho de que el sistema informático a través del cual se comunica con el mundo funciona en un chip diseñado por el equipo israelí de Intel.

Luego, en la revista Time, David Wolpe, el destacado rabino de Los Ángeles, expresó su indignación. “Como Hawking debe saber”, escribió, “está boicoteando precisamente a aquellos que probablemente estén más de acuerdo con su postura política, la comunidad académica de izquierda en Israel. Es difícil creer que respalda la teoría de que si puede hacer que algunas conferencias académicas sean un poco menos prestigiosas, la paz florecerá “.

No fue la primera vez que Hawking tomó partido con los palestinos contra Israel. En 2009, en una entrevista con Al Jazeera, condenó la reciente operación militar israelí en Gaza y dijo que era “desproporcionada … La situación es similar a la de Sudáfrica antes de 1990 y no puede continuar”.

Tan recientemente como el año pasado, Hawking instó a sus millones de seguidores en Facebook a donar dinero para ayudar a financiar una serie de conferencias en física para estudiantes de posgrado palestinos en Cisjordania.

Hawking visitó Israel cuatro veces, más recientemente en 2006, cuando como invitado de la embajada británica en Tel Aviv, pronunció conferencias públicas en universidades israelíes y palestinas.

Posiblemente el científico más famoso del mundo, Hawking disfrutó de una relación especial con un físico israelí, Jakob Bekenstein, que murió en 2015. Bekenstein, que fue profesor tanto en la Universidad Ben-Gurion como en la Universidad Hebrea de Jerusalén, volvió a Norteamérica. De regreso a los Estados Unidos, se considera que es el hombre que enseñó a Hawking una o dos cosas sobre los agujeros negros. Hawking fue inicialmente uno de los detractores de Bekenstein, pero finalmente abrazó las ideas innovadoras del científico israelí, que sirvieron como base para su propia teoría revolucionaria de que los agujeros negros emiten radiación.

Stephen Hawking habla a estudiantes israelíes en el Museo Bloomfield de Ciencia en Jerusalén, el 10 de diciembre de 2006. Crédito AP

Nacido en una familia de intelectuales de Oxford el 8 de enero de 1942, Hawking siempre supo que quería ser un científico. “Tengo un objetivo simple. Quiero saber de dónde viene el universo, cómo y por qué comenzó y cómo terminará”, dijo una vez.

De niño, nunca había tenido una buena coordinación: “No era bueno en los juegos de pelota, y mi letra era la desesperación de mis maestros”. Sin embargo, sus compañeros lo llamaban “Einstein”.

En 1959, ganó una beca para estudiar en la Universidad de Oxford, y tres años más tarde se trasladó a Cambridge para realizar investigaciones sobre cosmología. Justo después de su traslado fue diagnosticado con ELA.

A la edad de 32 años, Hawking se convirtió en miembro de la Royal Society de Londres, la institución académica más prestigiosa de Gran Bretaña. En 1979, fue el titular de la cátedra Lucasiana de Matemáticas en la Universidad de Cambridge, el mismo puesto que ocupó Isaac Newton.

Se convirtió en uno de los mayores expertos del mundo en gravedad cuántica y agujeros negros – lugares donde la materia se comprime hasta el punto en que explotan todas las leyes del espacio y del tiempo.

Hawking descubrió que, bajo ciertas circunstancias, los agujeros negros pueden emitir partículas subatómicas.

Hasta ese momento, se asumía que absolutamente nada, ni siquiera la luz, podía escapar de un agujero negro. Las partículas emitidas por un agujero negro que se evapora se conocen como Radiación de Hawking.

“Aunque mi descubrimiento explica por qué los agujeros negros emiten radiación térmica, fue una completa sorpresa en ese momento: al principio, pensé que debía haber cometido un error”, escribió Hawking en ese momento.

Cuando escribió su obra “Una breve historia del tiempo” en 1988, que se convirtió en una sensación con millones de copias vendidas en todo el mundo, dijo que creía que “algún día la humanidad conocería la mente de Dios”.

Stephen Hawking recibe la Medalla Presidencial de la Libertad del presidente de EE.UU. Barack Obama, 2009. JEWEL SAMAD/AFP

En su libro de 2010 “El Gran Diseño”, Hawking afirmó que no había necesidad de que un creador explicara la existencia del universo.

“Considero que el cerebro es una computadora que dejará de funcionar cuando fallan sus componentes. No hay cielo ni vida para las computadoras destruidas, ese es un cuento de hadas para gente que teme a la oscuridad”, escribió.

Hawking hizo apariciones como él mismo en las series de televisión “Star Trek” y “The Big Bang Theory”, en la caricatura de “Los Simpson” y “Futurama”.

Fue interpretado por Eddie Redmayne en la película de 2014 sobre su vida “Una Teoría del Todo”.

Recibió innumerables honores y títulos honoríficos, y fue condecorado Comandante de la Orden del Imperio Británico por la reina Isabel II en 1982, pero nunca ganó el codiciado Premio Nobel.

En 1965, y ya enfermo, se casó con su primera esposa, Jane Wilde, con quien tuvo tres hijos.

En su autobiografía, Hawking, quien habitualmente evitaba hablar sobre su vida privada, reveló cómo Jane se deprimió debido al estrés de cuidarlo y el temor de que falleciera. La pareja se separó al cabo de 25 años y él se casó con su enfermera, Elaine Mason, de quien se divorció en 2006 en medio de rumores de que Elaine maltrató a su esposo.

Hawking también patrocinó campañas para discapacitados. Eso, dijo, fue uno de sus motivos detrás de su ambición de experimentar la ingravidez en un vuelo espacial.

Crédito: ZERO G/AFP

“¡Espacio, aquí vengo!” Exclamó después de un vuelo en G-Force One, un Boeing 727 especialmente adaptado para simular la gravedad cero, en abril de 2007.

Pero su siguiente objetivo, “ir al espacio” en un vuelo suborbital con la aventura Virgin Galactic de Richard Branson, no se realizó.

Su salud empeoró constantemente, y en los últimos años de su vida Hawking estuvo permanentemente conectado a un respirador.

Demasiado enfermo para asistir a las celebraciones de su cumpleaños número 70 en la Universidad de Cambridge, logró hacer llorar a los distinguidos invitados cuando se leyó una versión pregrabada de su conferencia.

“Sé curioso. No importa cuán difícil la vida pueda parecer, siempre hay algo que puedes hacer”, dijo. “Lo importante es no rendirse”.

Fuente: https://www.enlacejudio.com/2018/03/14/stephen-hawking-el-fisico-que-transformo-la-cosmologia-muere-a-los-76-anos/

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.